La Tundra Revista

Tolerancia Cero a la Mutilación genital femenina

La Tundra Revista 06/02/2019 Comentarios desactivados en Tolerancia Cero a la Mutilación genital femenina


La mutilación genital femenina (Female Genital Mutilation FGM) está prohibida en el Reino Unido pero de todos modos siguen existiendo casos en la actualidad, tanto en territorio británico como aquellos perpetrados por personas que que siendo residentes llevan a sus hijas al exterior para realizar el brutal procedimiento.
El 6 de febrero de cada año se celebra el Día internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina. Esta fecha tiene la finalidad de la toma de conciencia ante tal práctica que increíblemente sigue ocurriendo en algunos países del mundo.

Escribe: Mercedes Cicchero

Cualquier procedimiento que implique la ablación parcial o total de los genitales externos femeninos y que no corresponda a cuestiones de salud se considera una violación de los derechos humanos.

Según la Organización Mundial de la Salud unos 200 millones de mujeres y niñas sufren en la actualidad las consecuencias de la MGF, mientras que en la mayor parte de los casos la MGF es realizada por “circuncisores” tradicionales que suelen tener otras funciones importantes en sus comunidades, tales como la asistencia al parto. No obstante, más del 18% de las MGF son practicadas por dispensadores de atención de salud, y esta tendencia va en aumento.

Las causas de esta práctica son religiosas, factores culturales, familiares y comunitarios.

La difusión y denuncia de estas prácticas son fundamentales para la erradicación de un flagelo que mutila a más de 3 millones de mujeres anualmente, siendo Senegal el país que encabeza las estadísticas.

En noviembre del año 2012 el gobierno británico lanzó un plan piloto de un año para detener estas prácticas, sobre todo a aquellas jóvenes y niñas en los grupos de riesgo (niñas menores a 10 años, aunque hay casos de niñas de mayor edad) que viajaran a los países de origen de sus padres donde todavía se realiza esta práctica de forma habitual (en especial Kenya, Sudán, Sierra Leona, Egipto, Nigeria, Eritrea, Somalía y otras comunidades de países no africanos como Yemen, Pakistán, e Indonesia).

Se trata de una especie de pasaporte donde la familia declara que no accede a la mutilación genital de sus hijas y que las niñas deben llevar consigo durante todo el viaje. Este documento de carácter legal ya se usa en Holanda desde hace varios años.

Fuente: OMS

Para informarte y denunciar visita  Home Office

Facebook Comments

Like this Article? Share it!

Comments are closed.