La Tundra Revista

Radar Londres | La percepción de sus telarañas urbanas

La Tundra Revista Comentarios desactivados en Radar Londres | La percepción de sus telarañas urbanas
Francesca Heathcote Sapey

Francesca Heathcote Sapey

¿De qué manera se percibe el espacio en el que cada día nos movemos? ¿Qué importancia tiene esta percepción en nuestra vida cotidiana? Uno de los grandes debates que muchos estudiosos han constantemente analizado a lo largo de la historia, tanto en ámbito genérico como en ámbito urbanístico, es aquel que se ocupa de entender y explicar el funcionamiento de la percepción del espacio donde el ser se mueve. ¿Es este espacio real? ¿Podemos fiarnos de nuestros sentidos y de lo que éstos perciben, indican y transmiten?

Revista impresa – Texto y Fotos: Francesca Heathcote Sapey

Muchos filósofos y teóricos han examinado este tema; las conclusiones han sido heterogéneas: han apostado por una realidad única y universal, por fiarse sólo de su propia mente o por decretar que nada es y nada existe. La célebre frase latina in medio stat virtus consigue no sólo englobar diversas corrientes de pensamiento, sino también explicar en modo concluyente la importancia de la percepción espacial y su funcionamiento.

Hoy en día las ciudades tienden a ser los aglomerados humanos de mayor densidad, y Londres es un ejemplo de ello. La gran variedad de seres y de estilos arquitectónicos permiten analizar y palpar este proceso cognoscitivo, determinante para el desarrollo de la relación entre el ser y su hábitat.

La percepción de la urbe se puede simplificar y resumir en dos pilares principales, y Londres los encarna en toda su grandeza. Estos dos elementos pueden ser desiguales, de acuerdo con cada ser, pero son inseparables. Por una parte, existe el ingrediente objetivo: un lenguaje universal y definido que cada ciudad exprime y transmite y que, consecuentemente, todos reconocemos. De hecho, cuando se habla del Big Ben o de huevos revueltos con bacon, nuestras cabezas automática e inmediatamente relacionan las palabras y las imágenes con la cosmopolita capital inglesa.

Por otra parte, existe el componente subjetivo que cada uno de nosotros percibe y quiere percibir de la ciudad en la que se mueve: cada ser, viviendo, teje su tela urbana y, como una araña, da así vida a su propio espacio. Como comentó Jonathan Raban en su famosa obra literaria Soft City: “La […] suave ciudad de la ilusión, del mito, de la aspiración y de la pesadilla, es tan real, casi más real, que la dura y firme ciudad que uno puede localizar en mapas y estadísticas’’.

¿No sería fascinante poder ver en una ciudad como Londres las diversas telas que fueron tejidas y seguiremos tejiendo? Es en esta increíble capital en la que estamos viviendo y habitualmente nos movemos, frenéticos, donde constantemente nos reflejamos en su objetividad, en los cristales y los vidrios de The Shard y The Gherkin y, al mismo tiempo, tejemos nuestro ser y nuestra urbe. Los hilos, suaves o espesos, van tomando forma en las calles victorianas y en aquel cielo gris en el que Peter Pan de vez en cuando vuela para recordarnos que los sueños, a veces, se hacen realidad. Día a día, vamos desempeñando nuestras vidas y entrelazando nuestro mapa tridimensional: las telas se superponen, se cruzan y se enredan; se rompen y se expanden; se pegan, se quedan y se vuelan.

Da igual lo preciosa que pueda ser una escenografía urbana aislada e inhabitada, la ciudad no existe sin la percepción de sus habitantes, ciudadanos y visitantes. El espacio en sí mismo necesita de la percepción para existir, y en él tejemos nuestro ser.

* Francesca Heathcote Sapey es escritora y fotógrafa. Vive en Londres y escribe en su Blog The Lane of Life

Tu opinión nos importa, dejanos tu mensaje. Para escribir deberás estar conectado a tu perfil de Facebook. 

 

Facebook Comments

Like this Article? Share it!

Comments are closed.