La Tundra Revista

‘Las heridas del viento’ brilla en el Festival de Teatro Español de Londres

La Tundra Revista Comentarios desactivados en ‘Las heridas del viento’ brilla en el Festival de Teatro Español de Londres
Las heridas del viento | Foto: Sergio Parra

Las heridas del viento | Foto: Sergio Parra

Cuando su padre fallece, David comienza a hacerse cargo de la administración y la herencia familiar. Tarea tediosa y aburrida de por sí, en este caso lo es aún más al tratarse del patrimonio de Rafael, un hombre ultra meticuloso, híper correcto, predecible y, en resumen, “gente de orden”.

Escribe: Cristina Lago

Sin embargo, la gran sorpresa se presenta cuando el hijo descubre una caja bajo llave repleta de cartas escritas por el puño y letra de otro hombre. Cartas de amor. Tras leerlas, David decide ponerse en contacto con el supuesto amante de su padre, Juan, un hombre ya mayor, cínico y solitario, que estuvo perdidamente enamorado de Rafael. Lo más sorprendente para David no es que su padre hubiera podido tener a un hombre como amante sino que hubiera podido ser capaz de querer a alguien con pasión. Pronto se da cuenta de que realmente nunca conoció a su progenitor, al que siempre imaginó frío y distante, y comienza una búsqueda con muchas preguntas y pocas respuestas.

Dedicada a su propio padre, Juan Carlos Rubio escribió Las Heridas del Viento hace 16 años. Él no encontró una caja con cartas de amor pero sí descubrió la incomunicación que existía entre padre e hijo, uno de los temas centrales de la obra. “Muchas veces no somos capaces de comunicarnos con los seres a los que amamos”, explica Juan Carlos. “Estamos tan cerca y a veces nos sentimos tan lejos de ellos que es importante saldar nuestras deudas en vida”. Él aceptó estoicamente esta situación, pero el personaje de su obra, David, se ve atormentado por una figura paterna desconocida y a la que, ya muerto, nunca podrá conocer.

Dani Muriel y Kiti Manver dan vida a David y Juan respectivamente. Ambos actores lo dan todo en una función que recae enteramente en sus personas. Kiti, de una fuerza y pasión electrizantes, llena de gracia y gesticulación andaluzas, encarna a un Juan amargado que ha malgastado su vida escribiendo cartas de amor a un destinatario equivocado. Dani personifica con éxito al hijo atormentado por las dudas y la incertidumbre.

Juan Carlos Rubio | Foto: Silvia Demetilla

El director Juan Carlos Rubio | Foto: Silvia Demetilla

La dirección de la obra corre a cargo del propio autor. En esta versión, la primera que dirige Juan Carlos desde que fuera estrenada por primera vez en los Estados Unidos en el año 2005, ha decidido quitar todo lo accesorio y limitarse a lo esencial: dos actores, cuatro focos, dos sillas y las cartas que forman la correspondencia entre los dos “amantes” (y lo escribo entre comillas porque como ya se dará cuenta el futuro espectador, la ambigüedad es demasiado grande como para saber si realmente hubo amor correspondido o no). La iluminación y la música de Mina también son personajes en sí mismos, tanto por sus sonidos como por sus silencios.

Puesta en escena de la obra | Foto: Silvia Demetilla

La directora del festival Mariví Rodríguez-Quiñones supervisa la puesta | Foto: Silvia Demetilla

Esta simpleza en la producción ha resultado en el efecto deseado: no hay nada que distraiga al público de la propia actuación de los actores, que por estar llena de pasión y energía, no necesita de ningún decorado para adornarla. Sin embargo, el elemento más original de esta versión es el haber elegido a una actriz para representar el papel de Juan, elección personal del autor y director. Juan Carlos decidió elegir a Kiti, —con la que ya había trabajado con anterioridad—, para el papel de Juan no sólo por “sus manos masculinas” sino también para resaltar la ambigüedad del personaje, que al comienzo de la obra aparece vestido con atuendo de mujer.

Además de la actuación excelente de ambos actores, el guión tiene gran mérito por sí mismo. Fluido y perfectamente escrito y estructurado, incluye frases tan bien elaboradas como “la violencia nunca ha necesitado argumentos”, “¿por qué nos fascinarán tanto los objetos bajo llave?” o “el amor es un golpe de estado, no es democrático” (¡verdad pura y dura!).

Las Heridas del Viento es una de las obras que formó parte del Festival de Teatro Español, que cumple su tercer año en Londres y que finaliza el 28 de junio. La fundadora y directora del festival, Mariví Rodríguez-Quiñones, decidió incluirla tras haberla visto recientemente en Madrid, donde pensó que era material imprescindible para incluir en esta edición.

Lee nuestra revista, La Tundra, impresa y digital |

ltbanner1000

 También te puede interesar leer

Eduardo Niebla - Foto: S. Demetilla

Eduardo Niebla | El flamenco es el blues europeo | Entrevista Silvina Soria | Eduardo Niebla, guitarrista y compositor flamenco con más de cuatro décadas en escena. Radicado en Inglaterra, el virtuoso de la guitarra flamenca y del jazz fusión nos invita a un recorrido por su historia, su admiración por Paco de Lucía y un adelanto de lo que será su próximo disco, una interesante colaboración con músicos de todo el mundo. Seguir leyendo >>

 

Manuelita_Tamsin_Clarke_La_Tundra_Revista

En la piel de Manuelita: Tamsin Clarke | Escribe: Cristina Lago | Bastarda, prostituta, manipuladora, lesbiana… Manuela Sáenz, “la amante de Simón Bolívar”, es recordada de esta guisa en los anales de la historia: en esos pocos en los que, sencillamente, no se la borró de ellos. Por suerte, Tamsin Clarke y su compañía de teatro Popelei han resucitado a Manuelita del olvido y recrearon la historia […]

Facebook Comments

Like this Article? Share it!

Comments are closed.