La Tundra Revista

Radar Urbano | Las viejas fábricas de Avellaneda

La Tundra Revista Comentarios desactivados en Radar Urbano | Las viejas fábricas de Avellaneda
Barraca Sud America - Soledad Bustos

Barraca Sud America – Soledad Bustos

Mirando dirección sur, el Riachuelo a los pies y Barracas casi de siesta a mis espaldas, Avellaneda aparece quietísima. La brisa divinamente cálida, el cielo azul límpido y las parrillas de medio tanque en las esquinas, que, esperando a los clientes del mediodía, huelen a ensueño.

Edición impresa
Palabras y fotos: Soledad Bustos

El Hotel de los Inmigrantes, muy abandonado en la otra orilla, aún exulta gran galantería y belleza, con sus paredes de ladrillos a la vista y algunos postigones olvidados que se balancean en las ventanas.

Esta urbe se origina incipientemente en 1817 con el asentamiento y el desarrollo del primer pueblo, que, asociado a los saladeros, se sitúa en las tierras linderas a la desembocadura del Riachuelo. Los saladeros abrieron el camino en una posición ideal con salida al río. Se carneaba la res en el lugar y se salaba y secaba la carne que luego se exportaba a Brasil, las Antillas y los Estados Unidos. Esta industria fue eventualmente abolida por problemas sanitarios y de contaminación, lo que dio lugar en 1880 a un nuevo resurgir de la zona con la instalación de modernas fábricas de tejidos, de productos químicos y alimenticios, con una concentración de más de 9000 establecimientos en los años 40.

Todavía hoy no es difícil imaginar la actividad en las calles, los camiones que cargaban y despachaban mercaderías, el ruido de las maquinarias de las fábricas y silos y las voces de aquellos que trabajaban y vivían en la zona. Testigos de esa época son los edificios ya vacíos de las Barracas de Nietos de Joaquín Pujol, Diament consignaciones, Barraca San Jacinto o los silos de Molinos Río de la Plata. Los años se suceden en sus frentes, portones y ventanas, con estilos que hablan del 1900, con sus elegantes curvas, o de los años 30, donde las fabulosas líneas de las ventanas y paredes se estructuran y simplifican. Las viejas fábricas y barracas forman aún parte de la identidad de Avellaneda y de su pasado industrial. Son testigos reales de un tiempo febril de producción con espíritu emprendedor y cierto optimismo en el futuro.

Un futuro posible, pleno de ideas, planes y orgullo nacional.

Inevitablemente, los polos industriales se diversifican, y muchas fábricas se mudan del lugar. Otras simplemente cierran sus puertas. Los edificios permanecen hoy clausurados, abandonados o en ruinas.

Los techos, derrumbados; los cristales, rotos; las puertas, arrumbadas. Algunos están en la actualidad ocupados ilegalmente, y numerosas familias han construido viviendas dentro de los esqueletos de estas fábricas. Ignorados por las autoridades y fuera de un marco de legalidad, esta villa vive en condiciones precarias y lamentables. Sin embargo, es posible que los nuevos vecinos que se apropian de los edificios y cambian su uso estén dando un renovado sentido y significado a este barrio a lo largo del Riachuelo. Sólo se espera que el futuro refleje, en cierto grado, aquellos años pasados con más dignidad y trabajo.

Soledad BustosEs artista plástica, nació en Avellaneda (Provincia de Buenos Aires – Argentina) y vive en Londres desde hace dos décadas. @solebustos1

separador_La_Tundra_Revista

 
Tu opinión nos importa, dejanos tu mensaje. Para escribir deberás estar conectado a tu perfil de Facebook.

 

También te puede interesar leer

Londres, la ciudad que Boris no quiere

Telarañas de Londres 

Lounge Lovers  un cóctel neo-retro

Facebook Comments

Like this Article? Share it!

Comments are closed.