La Tundra Revista

Danza del venado | Un cuento de Lourdes Denisse Calleja Ávila

La Tundra Revista Comentarios desactivados en Danza del venado | Un cuento de Lourdes Denisse Calleja Ávila

Postales de La Tundra RevistaMi abuelo era un cazador en los desiertos del norte de México. De los pocos recuerdos que elijo guardar de él, como el fuerte contraste entre sus brazos bronceados y su cabello blanco, esa característica siempre es la que encabeza todas mis memorias: era un cazador.

Escribe: Lourdes Denisse Calleja Ávila*

Poseía una colección de rifles y pedacitos de sus múltiples víctimas colgando en partes extrañas de la casa; unos cuernos en el baño, un gato montés dando la bienvenida en la entrada, patos danzantes que eran movidos de lugar cada semana y enormes patas de avestruz transformadas en lámpara, algo salido de “Jurassic Park”, que toda mi vida me rehusé a tocar.

Entre sus souvenirs de guerra estaban dos enormes cicatrices en el estómago, una presa inteligente lo engañó y escapó ilesa. Un ciervo le clavo los cuellos.

En total mi abuelo era un cóctel de pesadillas para una niña, en conjunto con otros complementos; como el irremediable olor a humedad, polvo y abandono del corazón de su casa; un aroma de edificio jubilado de su vida, que sigue siendo exprimido más allá de sus días. O con sus cenas extraídas de latas, y sus galletas de avena aburridas, sin nada de chocolate, me hacían tener que ser arrastrada a la fuerza al automóvil cada vez que había que prestarle una visita.

Postales de La Tundra RevistaEntre mi abuelo y yo había más cosas que muchos años. Había muros enteros, paredes de concreto, que sólo parecían aumentar de tamaño y espesor con el paso del tiempo. Pero no hay visas suficientes para saltarse las fronteras selladas por la propia sangre, nos saludábamos de lejos, a gritos, nos lanzábamos besos, pero hablábamos dos idiomas desconocidos. Los mensajes nunca se transmitieron completos.

Así que me fui, crecí, deje pasar el tiempo sin asomarme del otro lado, hasta que un terremoto abrió mi bonita sala en dos y me puso enfrente lo que no quería ver.

Al volver encontré un patio vacío, y un pequeño abuelito reducido a 40 kilos desparramados en una cama; con un mar de necesidades de esas que tienen vida propia y te hacen salir corriendo con los ojos cerrados y dejar que golpeen a otro, o, te crean raíces instantáneas que no te dejan volver a salir del cuarto, y te las amarras, valientemente, al cuerpo como un mandil.

Yo lo leí en sus ojos, en la mirada de niño del hombre a punto de morir, si me quedaba me iba a comer viva, y corrí. Tenía 20 años, las piernas fuertes y el egoísmo explotándome dentro del cuerpo en un big bang. Y su enfermedad se convirtió en una pared más, la final y la más grande.

También le enterré los cuernos.

Mi abuelo fue un cazador, y yo, una de esas presas que le pasaron por enfrente y lo enamoraron, pero nunca pudo atrapar.

*Lourdes Denisse Calleja Ávila.  Diplomada en escritura creativa. Guadalajara, Jalisco, México. Ha publicado su obra literaria tanto en México como en otros países incluyendo Brasil y España.
Sitio web

 

 

 También te puede interesar leer

Comics | La Tundra Revista
Cómics VS. Literatura
 | 
Escribe MientrasleoParece que últimamente la novela gráfica se va poniendo de moda. Desde los cómics de superhéroes hasta las adaptaciones de obras de Austen o Kafka, nos van llegando novedades a las librerías dibujadas con pulso firme para captar la atención del lector. […]

Libros_cartoneros_La_Tundra_Revista_15Libros cartoneros, un concepto lleno de matices | Las editoriales cartoneras nacen en Buenos Aires en 2003 como respuesta a la crisis económica argentina y a la falta de materias primas para la elaboración de libros de lectura. Con este espíritu en mente se considera que Eloísa Cartonera  […]

 

Rayuela - Julio Cortázar

Rayuela – Julio Cortázar

Rayuela cumple 50 años

Hace 50 años que Cortázar tenía 50 años. Y hace 50 años que se publicaba Rayuela, una de las obras más conocidas de la literatura tanto por su contenido como por la particular forma en que está narrada. Edición impresa – Escribe: Mientrasleo Ilustración de portada Homenaje a Rayuela: Mr T. Una joya para unos, un […]

Facebook Comments

Like this Article? Share it!

Comments are closed.