La Tundra Revista

Cortázar y varios modelos para a(r)mar /and various model kit

La Tundra Revista Comentarios desactivados en Cortázar y varios modelos para a(r)mar /and various model kit

Cortazar_LaTundraRevistaCortázar y varios modelos para a(r)mar /and various model kit

Damero: léase cuadrícula urbana. El examen, la ciudad, sus calles. Rayuela, otra ciudad otras calles, el metro, las galerías y los pasajes. La trama caminando, andando, viajando. El tiempo se detiene entre estaciones de metro. El subte. Los recorridos. La maga y Rocamadur. Coincidencias. El Jardin des Plantes. El cementerio de Montparnasse. Cronopio.

Escribe: Claudio Tedesco 

El Código de Indias: Los conquistadores no tenían idea de cómo fundar una ciudad.

¿Cómo se hace? Hágalo usted mismo.

En este libro mágico todo le será revelado, una cuadrícula, una plaza, el cabildo, el fuerte y la catedral. Cien metros por cien. Las esquinas, los ángulos rectos. Modelo. Modelo para armar.

Buenos Aires, Colonia, Montevideo, Santiago, Quito, Caracas, Bogotá, La Habana…

ad infinitum.

 

Itinerarios 1

Cuando tenía cinco o seis años mi mamá me llevaba en colectivo a otro barrio. Ella iba a comprar zapatos. El problema era que me mareaba durante el trayecto y el viaje se volvía una pesadilla. Tenía ganas de devolver. Mi mamá se las había ingeniado para mantenerme distraído y me leía el nombre de las calles y me hacía contar enanitos. Si, en las terrazas de las casas y balcones asomaban esos enanitos de terracota pintados con colores chillones. A veces servía el truco. A veces no, entonces tenía que pedirle al chofer que parara de emergencia en la esquina…

Años más tarde, cuando estaba terminando el primario, nos mudamos y fuimos a parar a otro barrio. Pero seguí yendo a la misma escuela en el viejo barrio, es decir que tenía que tomarme un colectivo todas las mañanas, un colectivo que cruzaba fronteras desconocidas, territorios que fui adquiriendo poco a poco. Ya no me mareaba más, pero seguía inconscientemente el ritual de ir leyendo los nombres de las calles que íbamos cruzando, primeros nombres en quedar grabados en mi callejero personal. Indelebles.

 

Damero

Hace 17 años que no duermo en vos pero que sueño con vos. Con tu damero. Con tus calles.

En mis sueños todo se deforma, se agranda, se achica. Sos una ilusión que no existe. Fuiste. Evoco algo que tal vez fue, existió, vivió. Congelada en el tiempo. En mí nunca más creciste ni cambiaste.

Pero me aparecieron otras cuadrículas. La que ahora tengo es una adoptiva, hijastra, cuadriculastra, damerastro. No es mía. A otros pertenece. Nunca sueño con ella. Sus veredas me siguen resultando ajenas. Y después de tanto tiempo. No te quiero. Soy de otra. No sos mi elección sino mi destino.

Voy a programarme: hoy voy a soñar con la vereda de Corrientes al 1500 un sábado por la noche.

¿Se puede? ¿Cuál sábado? El de mi memoria.

A veces cuando me despierto soy capaz de decir: soñé con esto. Una avenida que baja al río, mi propio callejero personal.

 

Coincidencias

Vivíamos cerca del parque Rivadavia donde todos los domingos había una feria de libros usados.

Yo iba mucho ahí y vendía libros y revistas que ya había leído.

Un día mi prima me dio muchos libros porque quería deshacerse de ellos. Miré las tapas y hubo uno que me llamó la atención: un mapa en blanco y negro de las calles de París. Lo empecé a leer. Me atrapó. Al principio no entendí el título. ¿Por qué 62? ¿Qué modelo? ¿Armar…qué o qué cosa?

Las respuestas vendrían con los años. Ahora me parece extraño que empezara leyendo una novela por su segunda parte y así y todo quedara tan enganchado. Leí el libro de un tirón. Miento. A veces lo hacía durar para que no terminara nunca. Nunca no existe.

Nunca llegó una mañana cuando lo terminé y me sentí vacío y triste y casi al mismo tiempo pasaron por televisión la noticia: Julio Cortázar acababa de morir en París.

Años más tarde y muchos Cortázar después, me encontraba en Madrid hurgando libros usados en la Cuesta de Moyano y encontré otro libro de Cortázar que me atrajo y sentí la necesidad compulsiva de comprarlo, otra selección de sus cuentos. Aunque ya los había leído.

Hojeándolo cuesta abajo, la biografía, moría en París el 12 de febrero de 1984.

Era el 12 de febrero de 1997.

Del lado de allá, Londres, 12 de febrero de 2013.

 

Si quieres participar de nuestra sección de cuentos, envíanos tu material a latundra@latundra.com Todos los viernes publicaremos un cuento y lo compartiremos con nuestros seguidores en FB y Twitter.

También te puede interesar leer

Cómics VS. Literatura

Cómics VS. Literatura | Escribe MientrasleoParece que últimamente la novela gráfica se va poniendo de moda. Desde los cómics de superhéroes hasta las adaptaciones de obras de Austen o Kafka, nos van llegando novedades a las librerías dibujadas con pulso firme para captar la atención del lector. Y, sin embargo, como todas las modas, poco tiene de invento y mucho […]

Fascismo: La animalización de los sentidos

Fascismo: La animalización de los sentidos | Escribe: Cecilia MonteroMe costaba pronunciar esa palabra porque muchas veces la he escuchado con uso banal… Hoy el término fascismo está al alcance de la mano y se lo menciona, sin embargo, con prudencia en medios escritos y charlas al paso como si nada pues ha tomado formas particulares. El fascismo está allí . […]

Lee nuestra revista, La Tundra, impresa y digital |

ltbanner1000

Facebook Comments

Like this Article? Share it!

Comments are closed.