La Tundra Revista

Cazadores de vinilos en Londres

La Tundra Revista Comentarios desactivados en Cazadores de vinilos en Londres

Cazadores_de_vinilos__La_Tundra_Revista_Londres_WEBDesde hace varios años asistimos a la resurrección del vinilo. Hoy los melómanos pueden darse el lujo de convertirse en coleccionistas. Con una poca inversión inicial es posible alejarse, por un rato, de las versiones digitales para disfrutar de un disco sentado en el mejor sillón de la casa.

Palabras y fotos: Silvia Demetilla*
Edición impresa

Probablemente muchos de ustedes nunca habían soñado antes con desempolvar los discos de sus padres o abuelos, aquellos que encontraron tirados en el galpón del fondo o dentro de un baúl en el desván. Entrar en el universo del vinilo es un viaje de ida que se pone de moda, aunque detestemos esa palabra que pareciera quitarle profundidad al asunto.

Los discos o vinilos cayeron en desuso en los años ochenta y noventa, perdiendo la batalla, primero ante el casette, luego el CD y finalmente el formato digital del mp3. De todos modos, nunca se habían ido del todo ya que el auténtico DJ seguía utilizándolos para sus mezclas, aunque esto se circunscribía a una elite, coleccionistas o ultra fanáticos de las bandas. Pero como no está muerto quien pelea, en la última década el vinilo fue lentamente despertando de su letargo. Una pieza única que registra el sonido de forma analógica, tal cual fue grabado en el estudio, pudiendo ser calidad mono o estéreo. Tiene un olor particular, y requiere de mu-chos cuidados ya que hay que limpiarlo, ensobrarlo y guardarlo, lejos de cualquier fuente de calor, en posición vertical.

Coleccionar vinilos es una pasión y, su búsqueda, un ritual.

Los cazadores de vinilos son especímenes que recorren negocios de segunda mano y tiendas independientes. Tienen todo el tiempo del mundo para inspeccionar minuciosamente las bateas de discos. Es, casi, como la búsqueda del tesoro, nunca se sabe dónde se puede encontrar una verdadera joya discográfica que complazca los sentidos y, también, el bolsillo. Hasta hace cuatro o cinco años era posible encontrar en Londres discos de gran valor económico a precios irrisorios, sobre todo en charities como Oxfam, Fara y Cancer Research, ya que allí mucha gente dona las pertenencias de sus parientes ancianos o regalos no deseados. Hoy, es mucho más difícil porque el vendedor chequea los precios en Internet y sabe que esos vinilos, por los que nadie pagaba un penique, tienen valor de reventa. Aún así, recorrer algunos de estos espacios sigue siendo un pasatiempo emocionante lleno de agradables sorpresas.

Según ERA (Entertainment Retailers Association) en el 2016 se registraron 14.727 negocios físicos de venta de vinilos en el Reino Unido, duplicando su cantidad desde el año 2009. En el 2011, la misma asociación indicó que los consumidores estaban dispuestos a pagar un promedio de £ 16.30 por un disco de vinilo a diferencia de £ 7.82 por un CD o £ 6.80 por una descarga digital.

En Londres hay cientos de lugares donde comprar vinilos, nuevos y usados. Lo más interesante es que la mayoría de ellos son negocios independientes, aunque últimamente es posible encontrar vinilos en tiendas como Tiger, donde por supuesto, la experiencia no es la misma.

 

Hackney_Record_Fair_La_Tundra_RevistaHackney Record Fair

 

Uno de los lugares más interesantes es Hackney Record Fair, una feria que se realiza dos veces por año (octubre y marzo) en Epic Dalston. Una puerta pequeña da paso a un salón de las proporciones de un bingo hospedando a más de cincuenta exhibidores. Hasta incluso, es posible encontrar pequeños productores de casetes. Los precios y el estado de los discos varían, por lo que conviene dar varias vueltas, comparar, mirar bien ya que en algunos rincones hay ofertas de discos a tan sólo £ 1.- —donde tuve la suerte de encontrar un disco maravilloso de Aretha Franklin—, y final-mente regatear si se compran varios discos. Vinilos de David Bowie, Lou Reed, Prince o de John Lennon pueden oscilar entre £ 8 y £ 15.- mientras que LP’s de northern soul y funk pueden llegar a £30.- La próxima feria se realiza el 10 de marzo de 2017. 

 

roughtrade_NottingHill_La_Tundra_Revista_2_con_logo

Rough Trade

Rough Trade es otra de las disquerías recomendables. En la sucursal de Notting Hill, un bunker repleto de stickers y posters pegados en las paredes, se respiran aires más alternativos que en la sucursal de Bricklane donde no sólo se venden discos, sino otros productos apuntando, sobre todo, a nuevos lanzamientos y re-ediciones con precios promedio de £ 15.- por disco. Un dato para tener en cuenta: Blackstar (2016) de David Bowie lidera el mercado en el Reino Unido, país donde, además subieron las ventas un sesenta por ciento en el 2016.

 

Otros nombres para tener en mente…

Sister Ray tiene dos locales, uno en Soho y otro en Ace Hotel en Shoreditch donde vende exclusivamente vinilos.
Banquet Records en Kingston Upon Thames.
Container Records en Pop Brixton, un pequeño espacio dentro de un contenedor, pero con mucha variedad y ofertas.
Desde hace más de treinta años, Out on the Floor Records en su local de Inverness Street en Camden Town contó entre sus clientes con los músicos más famosos del Reino Unido.
All Ages Records —especialistas en punk y hardcore—, y Sounds that Swing (No Hit Records) también en Camden.
People’s Sound Record Shop en All Saints Street (Notting Hill), especializada en el género de reggae, toda una institución que fue liderada durante veinte años por Daddy VGO hasta su fallecimiento en enero de 2016

 * Silvia Demetilla. Editora y Directora Creativa de La Tundra Revista. Colecciona discos, ama la música y compone canciones en @alasVALS

separador_La_Tundra_Revista

Tu opinión nos importa, dejanos tu mensaje. Para escribir deberás estar conectado a tu perfil de Facebook

separador_La_Tundra_Revista

Unite a nuestra comunidad de periodismo independiente. Si te interesa participar en La Tundra Revista visita nuestra sección COLABORADORES

ltbanner1000

 

Facebook Comments

Like this Article? Share it!

Comments are closed.